Archivo de la categoría: Reflexiones

Pensamientos y opiniones sobre temas de actualidad

¿Okupas o allanas?


Si un inmueble es una segunda residencia, que se usa de vez en cuando, es morada como la principal. Si alguien se mete en cualquiera de las dos, es oCupación o, mejor expresado, allanamiento.
Si la vivienda no se usa nunca, como las de los bancos, se ha dado en llamar oKupacion en redes para diferenciarlo de allanamiento (oCupación) y usar un término más familiar para el público en general.

Por tanto, se allana u ocupa la vivienda habitual y segunda residencia, que tiene rápida solución si se denuncia inmediatamente, y son okupas los que oKupan viviendas de bancos y similares, que no suelen denunciar y, por tanto, podrían tardar mucho más en que desokupen.

Y ¿qué pasa si tienes una tercera vivienda que no usas ni alquilas y te la ocupan?

Si nunca se usa por el dueño ni está puesta en alquiler, podría ser como en el caso de las de los bancos. Si se tiene puesta a la venta o para alquilar, sería una tercera morada y si alguien la ocupa, sería oCupación o allanamiento, que es el término legal. Quienes la allanen serían oCupas.

Una vivienda SOLO es MORADA cuando se entregan las llaves nada más firmar la hipoteca. Mientras, es de la promotora que será la responsable si se oKupa. Sería demasiada casualidad que ocurra mientras se está en el notario firmando la escritura y recibiendo las llaves, para que deje de ser oKupación y pase a ser allanamiento de morada. No se conoce ningún caso documentado.

En todo caso, eso sería una oKupación (antes de la firma ante notario), como las de viviendas de bancos, sólo que la promotora denunciará y se resolverá inmediatamente. Y si se diera esa extraordinaria casualidad (allanar durante o 60 minutos después de la firma de escrituras ante notario), sería el dueño desde hace una hora quien denuncie y, lo mismo, resuelto en breve plazo de 48h.

Por último, en España existe el delito de allanamiento de morada (artículo 202 del Código Penal), penado con cárcel de 6 meses a 2 años; de 1 a 4 años si hay violencia o intimidación.