El felipismo y sus traiciones.

A Felipe González ya se le ha caído y roto en mil pedazos la careta que tantos años ha llevado ocultando su verdadero rostro. En el último golpe palaciego que ha dado para desbancar al Pedro Sánchez y permitir el gobierno de Rajoy le ha dado la puntilla a la escasa democracia que había en España.

Toda persona que había seguido de cerca la historia de Felipe González sabía que se trataba de un traidor, pero desgraciadamente eso, en este país, está limitado y sólo al alcance de un determinado sector de la población. La gran mayoría carece de pensamiento crítico para descubrir el engaño, la hipocresía y la catadura moral de este sujeto.

Por ese motivo este es un buen momento para repasar algunas de las traiciones más importantes que han transcurrido durante el largo periodo del “felipismo”, que parece llegar a su fin tras el desprendimiento de su careta ya que permite ver con detalle su miserable rostro y su talante de traidor, al más incauto de los mortales.

Si nos remontamos a los orígenes  del PSOE, éste fue creado por Pablo Iglesias Posse en 1879 con una base marxista para luchar contra el capitalismo salvaje del desarrollo industrial, pero le costó arrancar y durante la dictadura de Franco el PSOE estuvo prácticamente desaparecido. Las luchas por la defensa del obrero y contra el dictador la protagonizaron el PCE, los sindicatos y la sociedad civil que tomó la calle. Las luchas políticas enfrentadas estaba compuesta por el régimen de Franco el PCE, CNT y algunos corpúsculos de ultraizquierda.

En la etapa final de la vida de Franco los gerifaltes del régimen empezaron a buscar una salida sin ruptura al franquismo, que pareciera democrática pero que mantuviera la estructura del régimen del dictador y conservara los privilegios para el grupo hegemónico. Aquí es donde reaparece de nuevo el PSOE. El grupo dominante necesitaba un partido con una estructura suficiente y una cabeza visible moldeable para iniciar una transición sin cambios importantes que pudieran afectar a las élites franquistas y repararon en el PSOE como estructura y en Felipe González como cabeza visible, para convertirlo en Socialdemocracia que ya había demostrado que podía gobernar con los liberales en Europa para detener al comunismo.

En la última etapa del franquismo, como ya hemos dicho,  el régimen pone la diana en Felipe González Márquez para lograr dicha transformación del PSOE marxista en PSOE socialdemócrata. Sabido es que todo este montaje venía impuesto por el Departamento de Estado Norteamericano, con la complicidad de Willy Brand (político alemán socialdemócrata, Canciller de Alemania Occidental) y custodiado por la CIA, con lo que se pretendía conseguir el retorno de la monarquía y la eliminación de cualquier movimiento popular.

Felipe González se mantiene durante el último periodo de la dictadura en una clandestinidad especial,  ya que estaba protegido por el régimen franquista – por razones obvias que veremos más adelante -, lo que le permitía moverse con toda libertad sin que las fuerzas del estado se metieran con él: aquí empezó su traición.

En el congreso de 1974 del PSOE en Suresnes se procedió a la renovación del partido socialista en el cual saldría elegido Felipe González como secretario general ya preparado para despojar al partido del marxismo, lo que lograría en el 28 Congreso de 1979, no sin provocar grandes tensiones entre el PSOE y la UGT.
Después de la descripción que precede, ya tenemos a Felipe González sin careta y podemos verle su propio rostro traidor. Vamos a ver cuáles han sido sus traiciones más importantes:

Traición 1:
La primera traición de Felipe González se consuma en 1969 cuando asiste al comité nacional en Bayona liderado por Rodolfo Llopis en el exilio. Tras un fuerte enfrentamiento con Rodolfo Llopis rompe las relaciones entre el PSOE en el exilio y el PSOE interno que pretendía dirigir Felipe González. Esta ruptura se consumaría en 1972 en la celebración del XII Congreso, al que Rodolfo Llopis se niega a asistir.
Felipe González fue miembro del comité provincial del PSOE entre 1950 y 1969. En 1972 participó como miembro de la ejecutiva en el interior (España) y en el XXVI Congreso de Suresnes en 1974 dónde desplazó a Rodolfo Llopis, empleando un juego muy sucio con los demás componentes de partido ya que, como se indicó más arriba,  estaba apoyado por el Departamento de Estado Americano, por la Socialdemocracia europea y custodiado por la CIA.

Traición 2:
En 1979 Felipe González fuerza al partido a abandonar los principios marxistas traicionando la memoria de Pablo Iglesias, no sin grandes desencuentros dentro de partido y en UGT.  Aquí el PSOE perdió la “S” de socialista y la “O” de obrero. De forma clara ya estaba traicionando a la clase obrera y abrazando el neoliberalismo.

Traición 3:
En 1985 estalló el caso Banca Catalana bajo el gobierno de Felipe González en el que el ladrón  de guante blanco principal era Jordi Pujol,  pero nunca fue condenado ya que Felipe González se negó a investigarlo. De aquellos polvos vienen todos los lodos actuales. Allí empezó la corrupción generalizada que padecemos hoy.

Traición 4:
En 1985 Felipe González manipuló la Justicia hasta tal punto que de Alfonso Guerra soltó la célebre frase “Montesquieu ha muerto” jactándose de que se habían cargado la independencia del Poder Judicial. El Consejo General del Poder Judicial había sido reiteradamente acusado de corporativismo y los socialistas, siempre fieles a la voluntad popular, decidieron que fuese el Parlamento el que eligiese a los vocales del Consejo.

Traición 5:
En 1986 Felipe González prometió  que si ganaba las elecciones sacaría a España de la OTAN (Organización del Tratado del Atlántico Norte) en la que nos había metido Calvo Sotelo de espaldas a la ciudadanía. No lo cumplió, una vez que había ganado las elecciones le dio la vuelta a la tortilla utilizando todos los medios a su alcance y su capacidad de engaño.

Traición 6:
En 1988 la política económica de Felipe González ya estaba al servicio de los poderes fácticos. Una vez abandonado el marxismo y abrazado el neoliberalismo los sindicatos tampoco le hacían falta, lo que dio lugar a rebelión de UGT. Así que le crearon una huelga general que produjo grandes repercusiones económicas  y el deterioro de las relaciones entre sindicatos y el PSOE.

Traición 7:
En 1991 se destaparon los casos de corrupción: Filesa, Malesa y Time export donde ya se observó que el PSOE estaba totalmente corrompido, ya que el caso Filesa  puso de manifiesto que el partido se financiaba de forma ilegal. Luego llegó una serie inagotable de más casos de corrupción: Mariano Rubio, Ibercorp, Roldan, los eres y un sinfín más. He aquí una lista abultada de casos de corrupción:

http://www.lainformacion.com/politica/PSOE-exdirigentes-investigados-corrupcion-condenados_0_922109116.html
http://www.esdiario.com/448693861/La-mayor-trama-de-corrupcion-del-PSOE-en-Asturias-deja-mudo-a-Pedro-Sanchez.html

Traición 8:
En 1997 Felipe González abandonó la secretaria General del PSOE tras ser derrotado por José María Aznar y apuntó como sucesor a Joaquín Almunia que era uno de los suyos, pero en las primarias lo derrotó Josep Borrell con todo el aparato en contra. A poco más de un año Borrell tuvo que abandonar y dar paso a Joaquín Almunia ante las presiones de Felipe González y los poderes fácticos. Ahí empezó el gran declive del PSOE ante el hartazgo de la ciudadanía, de  tanta traición y tanta miseria ética y moral en el PSOE.  ¿A qué viene echarle la culpa a Pedro Sánchez de todos los males del PSOE, cuando la causa es la llaga que viene de los errores y actuaciones antidemocráticas de Felipe González que empezó a sangrar con Almunia y aún no ha curado, sino que cada día sangra más? ¿A quién van a engañar con esta pamplina? La respuesta la tenemos en las urnas: la huída de votantes no cesa.

Traición 9:
En 2010, en la última legislatura de José Luis Rodríguez Zapatero, se aprobó una reforma laboral que hundió a las clases trabajadores, se abandonaron a su suerte a los desahuciados y se llevaron a cabo, indiscriminadamente, una serie de recortes sociales facilitando el camino al PP para que siguiera recortando derechos y privatizando el patrimonio de todos los españoles.

Traición 10:
En 2011, también bajo la legislatura de José Luis Rodríguez Zapatero,  se abrazaron el PP y PSOE para proceder, con nocturnidad y alevosía, a la modificación del artículo 135 de la Constitución española para introducir el principio de estabilidad financiera y limitar el déficit, favoreciendo al poder financiero en detrimento de la ciudadanía. ¿Os parece pequeña esta traición? Primero habrá que pagar la deuda externa y los rescates financieros, aunque sean ilegales, que el pan de nuestros hijos hambrientos.

Traición 11:
En Fefrero de 2016 en vista de la división que existía en el PSOE en relación a la forma de actuar frente a la formación de un gobierno alternativo al PP o la abstención para facilitar el gobierno a Rajoy, el día 27 de febrero se procede a una consulta aprobada por una comisión Ejecutiva Federal del PSOE en la que se establecieron las líneas rojas que no debería sobrepasar Pedro Sánchez,  y una de ellas era el NO a Rajoy, No facilitar la gobernabilidad del PP.  Pedro Sánchez cumplió los acuerdos. Pero a pesar de su cumplimiento, los históricos del PSOE con Felipe González a la cabeza retrocedieron y le exigieron a Pedro Sánchez que tenía que abstenerse y dejar gobernar a Rajoy. La poca dignidad que le quedaba a Sánchez y tantos desvaríos de los históricos, barones y poderes fácticos, hicieron que se negara al cambio de rumbo, a la abstención que durante 7 u 8 meses había mantenido respetando lo acordado en aquella consulta a la militancia, a la que ahora se quiería traicionar. Este es el origen de la decapitación de Sánchez, el querer ser coherente y negarse al engaño de la ciudadanía otra vez, independientemente de que haya podido cometer errores.

http://www.psoe.es/consulta-acuerdo-de-gobierno/resultados-de-la-consulta-a-la-militancia/

El 1 de octubre de 2016 el Secretario General del partido y candidato a presidente del gobierno, Pedro Sánchez, fue forzado a dimitir tras la dimisión de 17 barones que provocaron, a su vez, la convocatoria urgente de un Comité Federal con el único objetivos de provocar la caída de Sánchez, ante la posibilidad de que se le ocurriera buscar una alternativa de gobierno con Unidos Podemos. Se creó una gestora impuesta por Felipe González y otros fariseos  para sustituir inmediatamente a Pedro Sánchez.

El espectáculo que han dado entre unos y otros es de tal calibre que una buena parte de sus militantes están avergonzados y con el carné en la mano sin saber a qué alcantarilla o cloaca tirarlo. Una vergüenza nacional.  Además en la gestora entrante, el que viene a poner orden, tiene menos prestigio que Rodolfo chiquilicuatre de eurovisión ¿Lo recordáis? ¡Menudas corruptelas se ha montado el pájaro en el Principado de Asturias!

El artífice de todo esto es Felipe González, José Luis Cebrián y demás poderes fácticos (grandes fortunas del país) y unos pocos históricos y barones cuyo modus vivendi es el robo, el saqueo de las instituciones y la extorsión en general. Susana Díaz, la sultana andaluza, es otra destacada integrante del  equipo traidor que ha destronado a Pedro Sánchez.

Todo este montaje, este escándalo vergonzoso, se ha hecho por miedo a Podemos. Tanto PSOE como PP tienen mucho miedo a que Podemos levante las alfombras y salga a la luz toda la mierda que acumula el estado de partidos bajo las mismas. Están acojonados tanto el PP como el PSOE y de ahí que PP se desgañite pidiendo la gran coalición, el tripartito de constitucionalistas, o lo que es lo mismo, el abrazo de todos los políticos corruptos. Sabido es que el PSOE estaba deseando hacerlo pero no se atrevía porque Podemos le pisaba los talones, miedo al sorpasso. Al final han estirado tanto la cuerda que se ha roto y han tenido que darse el abrazo, un abrazo deseado pero envenenado en el momento más crítico para ambos, porque la destrucción del PSOE, que es el partido del régimen, significa la destrucción del bipartidismo que es el pilar que sostiene el modus vivendi del PP y PSOE: el robo, el saqueo de las instituciones, la extorsión y todo el compadreo mafioso.

Ahora el partido está destrozado, los militantes unos avergonzado y los otros con el canguelo de que se les acaba el chollo, pues muchos de ellos no han hecho otra cosa en su vida que vivir del cuento, la mentira y la traición.

Es una lástima que hayan traicionado a sus votantes de esta manera, pero afortunadamente a cada cerdo le llega su San Martín, y a los cerdos del PSOE, que lo han llevado a la destrucción, les está bien merecido. Me alegro que ellos mismos se hayan hecho justicia.

Para finalizar vean este video:

https://www.youtube.com/watch?v=fWqPKYdtveQ

Isidro Padilla

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s