Bebe mucha cerveza, toda la que puedas. Y de lata.

Mira que entra bien ahora, con estos calores que corren en agosto. Y si no cerveza, bebe algo de cola, o un refresco de naranja o limón. O bebe tónica y nota el delicioso picor de las burbujas en la garganta.

Lo peor no es que el ácido carbónico de esas burbujas sea justamente el mismo producto de deshecho que liberan las células como residuo de la combustión del oxígeno en la mitocondria, y por lo tanto un tóxico del que el cuerpo trata de liberarse.

Lo peor no es que las colas y refrescos sean bebidas azucaradas que fatigan el páncreas y producen deshidratación tisular al arrastrar por ósmosis toda el agua que encuentran a su paso. Si, cuanto más bebes de esa mierda más sed tienes y si no tomas algo de agua adicional, la sangre se te hará barro y tu corazón necesitará un esfuerzo triple para moverla aparte de que tus arterias formarán coágulos que son caldo de cultivo para la trombosis.

Lo peor es seguramente que todo eso viene en envase de aluminio y que el aluminio es un metal neurotoxico.

lado-oscuro-aluminio-fbPara que lo entiendas: El aluminio se acumula en tu cerebro acelerando su proceso de degeneración. Así que toma mucha cerveza de estos botes para ti y para tus amigos, para ver qué poco tardáis en volveros todos imbéciles. Y si, después de haber leído esta nota, tienes alguna dificultad para recordar lo que decía, es que has tomado la suficiente cerveza, tónica o refrescos de lata como para estar desarrollando el embrión de una enfermedad de Alzehimer como Dios manda.

No pierdas el tiempo tratando de entender, con lo que te queda de mente, por qué las Autoridades de consumo permiten que suceda esto y no prohíben los envases hechos de material neurotóxico.

Las Autoridades de consumo, como el resto de Autoridades, no están aquí para protegernos, sino para garantizar que la industria agro alimentaria y los laboratorios farmacéuticos ganen la mayor cantidad de dinero posible.

Así que tú enriqueces a la industria agro alimentaria tragando esa porquería y, más adelante, pasas a enriquecer a los laboratorios comprando muchos medicamentos para aliviar las enfermedades producidas por lo que tragas. Claro que los medicamentos no los pagas tú sola. Los pagamos entre todas a través de la Seguridad Social.

Esto es lo que hace tan bonita la vida de los ministros: Primero se aseguran de que lo que comemos y bebemos contenga veneno de baja intensidad, no para matarnos pero sí para transformarnos en enfermos crónicos (lo mismo que en la guerra es mucho más revés herir enemigos que matarlos, ya que cada herido consume recursos humanos y materiales del otro bando, aquí hay que ir con cuidado de no causar bajas, ya que los muertos ni mantienen el sistema con su insistente consumo, ni engordan la cuenta de los laboratorios pagando toneladas de medicamentos).

Y luego transfieren ríos de oro directamente a los laboratorios para pagarles esa nube de medicamentos contra las enfermedades crónicas, que en realidad con sus efectos secundarios nos ponen aún más enfermos.

“Todo es mentira”

Autor: José Ortega,  @abogadodelmar

https://www.facebook.com/photo.php?fbid=937045489691376&set=a.234304963298769.60004.100001578018144&type=1&pnref=story

Anuncios

Un pensamiento en “Bebe mucha cerveza, toda la que puedas. Y de lata.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s