Métodos de manipulación IV: Falsa competitividad. Repeticiones. Contagio. Actitudes. Selectividad. Omisiones. Emotividad.

FALSA COMPETITIVIDAD

Es sabido que tener un enemigo común fortalece los grupos. Es así que muchas veces verás que los políticos “se inventan” enemigos u opositores, solamente para poder gritar ante sus seguidores: “Cuidado porque XXXX está contra nosotros!”. Esto no hace más que fortalecer la unidad y el sentido de pertenencia, y logra una militancia más decidida.

Es muy común que enfrenten, incluso, a partes ajenas a los partidos. Generalmente verás éste incentivo de la confrontación en los ambientes laborales, enfrentando a los patrones con los empleados. Ante una situación de enfrentamiento y odio, al político le es mucho más fácil influir y manipular. Es un recurso muy utilizado también en los ambientes deportivos: las hinchadas que se odian gastan mucho más dinero en entradas y camisetas.

REPETICIONES ORQUESTADAS

Es un viejo principio que “una mentira repetida mil veces, se convierte en realidad”. Si lo piensas objetivamente, la realidad no necesita repeticiones. No tenemos que repetir mil veces que la ley de la gravedad existe, si dejas caer un objeto éste cae hasta el suelo y punto.

Ahora bien, cuando un persuasor desea que una hipótesis de dudosa veracidad sea percibida como una verdad incuestionable, la repetirá cientos de veces, en varios medios de  comunicación al mismo tiempo, y a través de varios líderes de opinión a la vez. Llega un punto que el público deja de cuestionar la veracidad de la afirmación y la asimila como una realidad.

CONTAGIO PSIQUICO

Si logro colocar en la mente de un número suficiente de personas determinada idea, seguramente comenzará un proceso de contagio psíquico gracias al cual muchos integrantes del grupo terminarán creyendo también esa idea.

Este mecanismo se desarrolla mucho más fácilmente cuando se utiliza una noticia o idea que genera pánico, o cuando nos convencen de que estamos siendo privados injustamente de algún beneficio que nos corresponde.

Al igual que casi todos los mecanismos de manipulación, el contagio psíquico ocurre sin importar la veracidad o conveniencia de la idea que se difunde, y ocurre en forma totalmente subconsciente.

ACTITUDES PRE-EXISTENES

Un persuasor siempre intentará apoyarse en costumbres o convicciones que el público ya traiga consigo. De ésta forma logra hablar a las personas “de ellos mismos” (algo muy valioso en las técnicas de oratoria).

Así verás a los políticos apelar mucho a la religión en los pueblos del interior (donde se tiene la costumbre de concurrir a Misa cada domingo) y en los barrios periféricos de la capital los verás hablar de la injusticia a la que se han visto sometidos (porque desde niños razonan en función de la injusticia y la desigualdad).

Es mucho más barato y rápido apoyarse en las actitudes preexistentes que intentar modificarlas. En caso de ser necesario modificarlas, el mecanismo habitual es contratar a líderes de opinión (actores, deportistas, etc.) para que repitan mil veces el mensaje opuesto.

La repetición, poco a poco, va minando la convicción inicial.

SELECTIVIDAD DE LA INFORMACION

Se puede manipular muy fácilmente seleccionando cuidadosamente los elementos que mostramos u ocultamos de cada hecho. De esa manera nadie puede acusar al candidato de estar brindando información falsa.

Ésta forma de manipulación es una de las más frecuentes, por lo fácil y efectiva que resulta. El observador atento notará que la mayor parte de la información que se brinda en una campaña política ha pasado por un filtro riguroso que selecciona los puntos en los cuales se pondrá el énfasis.

Objetivamente una media verdad es una mentira, pero el persuasor hábil se las arreglará para mostrarte una media verdad que sea muy real. Y de ésta forma podrá decirte, en el futuro, que nunca te mintió.

OMISIONES Y MEDIAS VERDADES

Es tan empleado éste recurso, que ya casi hemos perdido la capacidad de notar cuando estamos siendo influenciados por él.

No me voy a extender en explicar un mecanismo conocido por todos, pero te pido que prestes atención a lo siguiente: ya casi no se transmite una sola noticia que no sea una verdad a  medias.

ARGUMENTACIÓN EMOTIVA

Rara vez presenciarás un discurso donde el político te ofrezca datos concretos que puedas medir.

Habitualmente, sus palabras te llevarán a un plano emotivo y NO – MEDIBLE.

Escucharás repetidas veces cosas tales como: “Tengo la convicción”, “entre todos podemos”, “la gente de trabajo que nos sigue”, y un largo etcétera que buscará, por todos los medios, aumentar tu sentido de pertenencia al grupo a través de emociones y a través de “no brindarte información concreta”.

Ver resto métodos al final de: https://egotuussum.com/2015/05/10/el-libro-negro-de-la-manipulacion-introduccion/

Anuncios

Un comentario en “Métodos de manipulación IV: Falsa competitividad. Repeticiones. Contagio. Actitudes. Selectividad. Omisiones. Emotividad.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s